domingo, 15 de febrero de 2009

Un debut a lo Platense

"es domingo, no me dio la cabeza para otra cosa eh (?)"



Sí, lamentablemente un debut a lo Platense. ¿Qué sería “a lo Platense”? La respuesta está envuelta en una simple y vulgar palabra: bizarro. En lo personal, aunque a nadie le interese, también viví el día del debut en forma bizarra, o sea, a lo Platense. Me levanté a media mañana para terminar de confirmar una nota con Eduardo Greco, el Loco, quien me respondió: “Quedate tranquilo que estoy despierto y bien”…

Tras un relajo y los preparativos previos para vivir el debut, la previa de Sintonía Calamar desandaba los últimos ansiosos minutos. Ahí, escuchando Nicolás, a Mauro Ramone, a Mandolesi y cía, empecé a pensar que todo sigue siendo bizarro. Suena bizarro que juguemos la primera fecha contra el equipo que nos “alquiló” uno de los refuerzos más necesarios, hablo de Alemanno, por lo que no pudimos usarlo en el estreno. Vale la redundancia de la palabra, porque es también bizarro que estemos preocupados porque no pudimos contar con otro refuerzo llamado Martín Madrid, a quien hemos puteado y condenado, yo no porque considero que tuvo los huevos que no tuvieron sus compañeros para patear “aquel” penal, en reiterados planteles a lo largo de años… bueno, ahora sonaba como salvador. Viene de fracasar en Español… Miren si serán malos los que estaban… ¿no?

Hasta que arrancó el partido. Primero les cuento lo personal… más allá de la ansiedad, no tenía ganas de verlo porque me pongo tenso. Pero sin embargo, me senté frente al sillón de casa, chorreando repugnante transpiración por los 35°C de térmica que arrojaba TyC desde el ángulo superior derecho de la pantalla, único ángulo en el que Platense embocó algún balón. Además, como refuerzo, quedé enfrentado cara a cara con un ventilador. A los 7 minutos me tocó timbre un amigo, Teta, para que vayamos a La Farola. Con un total estado de desacuerdo terminé 10 minutos más tarde sentado en el mencionado bar, rodeado de otros 10 calamares fastidiosos y soñadores, como lo somos todos. Sorpresa fue la mía, cuando para hacer todo más bizarro, al finalizar el entretiempo se fueron todos, inclusive mi amigo, a la casa de uno de los calamares presentes a terminar de ver el partido. Yo, caído en desgano, retorne a mi casa… por Dios, basta de vueltas por un simple partido de fútbol mal jugado. No se puede ver el partido en 200 lugares distintos.

Para ir yendo al grano… el partido fue bizarramente estúpido, pero con acento Calamar. Es cierto que fue un simple 1 a 0 a favor de Quilmes, pero pasó de todo si prestaron un poco de atención. Para arrancar, a los 13 minutos nos expulsaron al técnico, quien terminó espiando el resto del match por una ventanita como un refugiado.

De movida se pudo apreciar que el flogger Braian Robert iba a ser el dueño de la tarde. En lo personal, considero que es un genio. A los 14 segundos, Herbella casi le rompe la mandíbula… así que mire si lo odiarán sus colegas. Fue directo el Doctor. Robert es protestón, hablador, simulador, sucio y provocador… pero también pisador, encarador y asistidor, lástima que estuvo más solo que Dalla Líbera en la Liniers (?). Cuestión que a los 8 minutos le habían cometido 5 infracciones de las buenas, y al llegar a los 90, la cifra se elevó a ¡¡¡16!!! Además, con sus habladurías y provocaciones continuas logró amonestar a 6 jugadores de Quilmes, léase: Herbella, Fassi, Almada, Morales, Olivares y Carretero. A propósito, Carretero… ¡No te podés llamar Nilo!

Para continuar desandando bizarradas de la tarde quilmeña, por ejemplo cabe mencionar que Gamarra jugó mas de 30 minutos parado por lesión, pero totalmente clavado, inclusive quedando enganchado en off side, ó que Platense tenía un lateral a favor a la altura de media cancha, en su jugada más peligrosa de todo el partido, y lo sacó mal.

Pero lo más lamentablemente divertido ó bizarro iba a llegar una vez que Quilmes se puso en ventaja, con el condimento de la desesperación jugando en contra y reprimiendo los razonamientos, cuando más se necesita de ellos. Cambio urgente en Platense, va a ingresar el Turco Hanuch por Pilipauskas, y al instante de ingresar… no pudo hacerlo… tenía puesta la camiseta N°18, cuando estaba anotado en planillas y su short decía 16.

Y ya sobre el cierre del match, con un Platense totalmente jugado, se consiguió un tiro de esquina a favor. El reloj marcaba 47 minutos, por lo que el arquero Vega fue a buscar la gran Chiquito Bossio (?). Se imponía un centro urgente, pero el Turco decidió tocar corto para Robert y embarullar innecesariamente el último tiro. Una idiotez total. Sin embargo, los generosos dioses del fútbol habrán pensado: “Qué inútiles que son estos de marrón, démosles otra oportunidad pobrecitos”. En el corner subsiguiente (sí, enviado al área por Robert, quien estaba acalambrado a tal punto de no poder caminar, increíble que lo tire él), tampoco pasó nada a favor, pero sí en contra. El contragolpe letal terminó con un remate por encima de Vega, quien volvía desesperado, que pegó en el travesaño y volvió hasta el punto del penal, ante la atónita mirada del Beto Pascutti y su hijo clon… son iguales. Lo más bizarro de la jugada fue que además en el área chica de Platense, hacía como 5 minutos que Morales estaba desmayado, tirado y listo para ser marcado con tiza y tapado con diarios (?), casi provocando un tropiezo de Vega cuando volvía raudamente a ocupar su lugar. La imagen fue increíble.

Lamentablemente perdimos bien, a lo Platense, pero merecimos perder. No pateamos ni cerca del arco en 90 minutos y podrían haber pasado 10 años que no hubiésemos hecho un gol, pero aún así elogio al 10. Quilmes quiso ganar, Platense no, no pudo ni siquiera intentarlo ó disimuló muy bien sus ganas de salir a ganarlo. Igual estamos en una situación alarmante, en la que hay que dejar las hipocresías de lado y entender que no se si estamos para salir a ganar… tenemos que sumar o nos vamos a la “C”, muchachos, así que el empate era una buena meta. El resultado podría haber sido peor, ya que al tiro en el travesaño hay que sumarle otro en el palo y un mano a mano tapado por Vega, quien sigue en muy buen nivel.

La defensa mejoró en solidez con Pilipauskas y el encadenado Nieva, el doble cinco Torres – Scatolaro funciona bastante bien, pero en ofensiva nada de nada. Ojalá se arregle lo de Diz y que él con Alemanno puedan darle un poco de chispa al ataque, que ni siquiera justifica el sueldo de los arqueros contrarios. Se perdió a lo Platense, o sea en forma bizarra, más bien con condimentos bizarros. No sé si a alguien le interesará leer esto o le encontrará algún sentido, pero la verdad volví de la murga en Balbín, son las 3 am del domingo y tenía ganas de escribir alguna boludez, así que si lo leíste y no te gustó, jodete por boludo… por eso de la boludez… ¿viste? (?)
By J.J. – posteador invitado

"Ahh, reee" (?)

11 comentarios:

  1. amerise pura magia.

    bienvenido eres a esta casa de dios.

    ResponderEliminar
  2. SON UNOS SALAMES
    DE MIERDA
    CALAMAR
    PESCADO HOMOSEXUAL

    ResponderEliminar
  3. dejen de vender carne podrida (?)

    ResponderEliminar
  4. q les pasa conmigo???

    ResponderEliminar
  5. Lale apesar de estar en veredas totalemnte opuestas, siempre le tuve el merecido respeto a Platense,
    Dios quiera que en alguna oportunidad el futbol vuelva a cruzar nuestros caminos, a ustedes La Paternal y a nosotros Saavedra.
    Un abrazo

    Viva Peron(?)

    ResponderEliminar
  6. Lale, ya te agregamos a LP!
    te queremos(?)

    ResponderEliminar