viernes, 13 de marzo de 2009

Mondo Bizarro

Eduardo Rampi: muchas veces fue bombero en situaciones difíciles de Platense. Es que siempre un técnico se terminaba yendo y el rubio (o colorado, depende cómo le diera el sol (?)) agarraba las riendas del equipo. Muchas veces le tocó ser ayudante de Clau*o Visco*h, hasta que finalmente en 2008 le llegó su gran oportunidad.
Tras la renuncia de Sir Alex Rizzi (?) por malos resultados, problemas dirigenciales, no tener un plantel su altura (!) más berretines varios (?), el ex técnico de la cuarta división se hizo cargo de la Primera. Pero no estamos acá para repasar números, sino algunas bizarreadas que nos dejó Edu (?):

- Luego de un partido que, para variar, Platense no pudo ganar, y ante las preguntas de los periodistas acerca de las pocas chances de gol, respondió: “Hoy el equipo funcionó muy bien, creo que ni Boca (!) crea las situaciones de gol que creó Platense”.
- Tras volver de Comodoro Rivadavia (con un 1 – 3 bajo el brazo) y luego de un viaje interminable, dejó su sensación: “El vuelo hacia allá fue muy bueno, pero la vuelta fue apoteótica”. (?)
- Convencido de que no había errado nunca, y con el supuesto apoyo de la por entonces subcomisión de ¿fútbol?, afirmó sus ganas de seguir: “No asumí para hacer una transición, por eso me resulta extraño escuchar nombres de otros colegas…”.
- No es una frase, pero es algo cómico (?) igual. Un viernes por la noche (cerca de la 1 de la madrugada) previo a un partido que debía disputar Platense, y con el plantel concentrado en el Bajo Belgrano, un periodista partidario tuvo el placer de compartir una velada –a una mesa de distancia- con Míster Viava (?) en un conocido local de comidas ubicado en la avenida Libertador, que lleva el diminutivo del nombre de pila de un ex presidente de la Nación de origen árabe.



Heriberto Omar Correa: Corría diciembre de 2003 cuando, luego de la renuncia de Fabián de Sarrasqueta (“si podes, oir…”(?)) y un breve interinato de la formidabile (?) dupla técnica anteriormente mencionada (E.R. y C*.V*.), llegaba este ex jugador calamar en la década del ochenta y gran marcador de punta para hacerse cargo del primer equipo. Y para no hacerla más larga, aquí algunas bizarreadas:

- Antes de arreglar su contrato, llegó con una carpeta con todo su proyecto y con sus pretensiones económicas. Lo jocoso (?) estuvo cuando afirmó que pretendía siete mil pesos por mes –algo bajo, de todas maneras-, lo cual rápidamente fue tachado por los dirigentes de entonces y reemplazado (por los mismos directivos) por la módica suma (?) de 700 pesos (!!). Por supuesto, Heriberto aceptó de toque (?) y sin chistar.
- Recordado muy bien por la prensa partidaria, siempre predispuesto a las notas. Se le recuerda una vez en cancha de Deportivo Morón, tras un increíble empate 2 a 2, tras estar 2 a 0 arriba con sendos goles de Marcos Lovos (genio (?)). Ante la requisitoria de un vestuarista que allí se encontraba, el abatido Heriberto lo llevó a un costado de la zona de vestuarios, le acercó un banco simil banco de plaza y, cual padre e hijo, se sentó a brindar sus declaraciones.
- Siempre de buen humor, o del mejor posible digamos, se lo veía llegar al club, sin sus infaltables ojotas (no, todavía no se usaban las havaianas), su ropa obtenida en la bolsa de ropavejero de Don Ramón (?) y un posible –pero no comprobado- olor a algún tintillo previo.

Alejandro Suárez: Reemplazó a Carlos Barisio allá por septiembre de 2001, con Platense en la B Nacional. Arrancó con un 2 a 0 a Juventud Antoniana bastante alentador en Vicente López. Se fue tras perder contra Gimnasia de Concepción del Uruguay y tras sumar 6 derrotas consecutivas. Oh casualidad! (?), fue sucedido por dos ¿ex? jugadores integrantes de ese plantel.

- Más de una vez se lo vio en un conocido local bailable ubicado sobre la Avenida Cabildo. Siempre con sus camisas llamativas (de gatero, bah (?)) concurría a ese boliche a conocer mujeres mayores que le alegraran la velada. Un picarón, Ale (?).
- En una ocasión, en una noche previa al partido en el cual Platense visitaba a Olimp* en su ciudad, varios hinchas que usualmente se reunían en un famoso bar cercano a Puente Saavedra lo vieron comprando alguna bebida. Cuenta uno de los calamares presentes que al pobre Ale (?) nadie lo había saludado –ni reconocido-, pero este hincha se apiadó y lo saludó. El ex DT agradeció el gesto, compró su habitual petaca (!!) y se retiró.
- Varios integrantes del plantel que el dirigió –muchos de estos mal intencionados- detallaban cómo Ale (?) solía llegar a los entrenamientos en situaciones dudosas (!). Quizás antes de arribar al estadio, pasaba por Puente Saavedra y se conseguía una compañera de emociones y lamentos para el bolsillo, ahogaba algunas penas, diagramaba el equipo y arrancaba (?).
- Previo a un encuentro contra El Porvenir (0 - 1 en Vicente López), cierto enganche –integrante del EdM Calamar- se puso en modo retobado on (?) y hecho una loca (!) y a los gritos repetía: “¡Me voy, no juego más, no juego más!”. Cuestión que el ayudante de campo de Suárez lo frenó y hasta terminaron lanzándose algunos manotazos. El bueno de Ale sólo observó. Cosa de locos (?), este enganche lo sucedería como DT (!!).


"jugamos de igual a igual...me voy a Mix" (?)

6 comentarios:

  1. quiero hacer lo mismo q alejandro suarez,antes de los partidos pasar por puente saavedra conocer alguna paraguayita q me vuelva loco y despues a la cancha.


    pd:exijo q vuelva el bar q estaba cerca del puente
    pd2:q bien se come en carlitos la puta madre

    ResponderEliminar
  2. Zinelli manos de tijera13 de marzo de 2009, 17:27

    ajajaja
    see
    y nos vamos de putas y petacas Lucho!
    ajsuaja

    ResponderEliminar
  3. muy bueno... queremos mas de todo massssss

    ResponderEliminar
  4. La reina de jaramilloooooooo16 de marzo de 2009, 23:18

    EXCELENTEEEEEEEEEEEEEEEE JAJAJA

    ResponderEliminar
  5. mi proximo atentado sera al japones garcia

    ResponderEliminar